Kéfir de Agua: Qué es, Beneficios, Para qué sirve, Propiedades

Loading...

Para cumplir con el deber de mantener nuestro cuerpo con excelente salud, debemos ingerir alimentos sanos y que provean a nuestro organismo de los nutrientes necesario para ser capaces de mantener nuestra mente fuerte y clara, es aquí donde entran en juego los superalimentos que ayudan en muchas maneras a lograr con éxito el cumplimiento del deber antes señalado. El kéfir de agua es una alimento natural, una bebida muy beneficiosa para el organismo, ya que que nos ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico, ayuda a mejorar el proceso de la digestión y ayuda a las personas con exceso de de peso.

QUE ES EL KÉFIR

Kéfir es el nombre de un cultivo microbiano básicamente utilizado para fermentar leche y producir una bebida fermentada que también es llamada kéfir. Es una mezcla de bacterias y levaduras que se consigue en una base de polisacáridos creada por bacterias, el kéfir es una bebida que genera muchos beneficios en el organismo. Nace de un proceso de fermentación producido en el agua, es una transformación saludable que se parece a la que conduce a la elaboración y producción de yogur, es un alimento de tipo prebiótico, es decir un alimento fermentado por un tipo de microorganismo. Existen dos tipos El kéfir de agua y el kéfir de leche, su proceso de preparación es similar.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

Loading...

El consumo de kéfir de agua tienen excelentes beneficios, ya que sus propiedades son diversas, ayuda a reducir los niveles de colesterol, previene enfermedades entre ellas el cáncer de colón, fortalece el sistema inmunológico y refuerza nuestros sistema inmune, protege de los trastornos autoinmunes, mejora la salud del aparato digestivo y el proceso realizado por los intestinos, es recomendado contra el acné, la fatiga y el insomnio, actúa como antiinflamatorio y antibiótico, ayuda en la prevención de la diabetes, la  hipertensión y el colesterol. Esta bebida es muy provechosa  para proteger la flora intestinal y combatir los estados de flojera que se presentan cuando padecemos de anemia.

Su ingesta genera muchos beneficios entre ellos combatir estados de nerviosismo, regula la presión arterial, tiene propiedades depurativas y diuréticas que ayudan en la pérdida de peso. Sus propiedades provienen del medio en que se se genera la bebida fermentada y carece de proteínas, azúcares y grasas lácteas, su valor calórico es menor y el nutricional  en relación a los macronutrientes, razón por la que se considera una bebida. No posee restos de lactosa ni de proteínas lácteas, lo que igualmente lo hace beneficioso debido a que existen personas intolerantes a la lactosa. Las propiedades del kéfir de agua respecto al de leche son muy  claras. Al inicio el kéfir de agua es más dulce y poco a poco se va volviendo más ácido. Si se deja por un tiempo y, si hay oxígeno, las bacterias acéticas hacen su función y se vuelve demasiado  ácido, con un sabor parecido al vinagre, de allí que sea muy importante saber cómo se conserva el kéfir de agua y cómo ingerirlo de forma  correcta.

El consumo de kéfir de agua se recomienda para las personas que sufren de mala digestión, enfermedades gastrointestinales, debilidad del sistema inmunológico, problemas de la piel, enfermedades inflamatorias, prevención del cáncer, hipertensión arterial, estreñimiento, asma, artritis, ulceras.

El kéfir de agua y el kéfir de leche, son muy parecidos, ya que son un cultivo de aspecto granuloso, formado por un simbión de levaduras y bacterias lácticas y acéticas, pero en realidad  son muy diferentes. Las especies que forman los grupos microbianos, son diferentes en el kéfir de leche y en el de agua, ya que son especies que se adaptan al medio dónde son cultivadas, es decir la leche y el agua azucarada, diferencia que es clara porque los gránulos de kéfir de leche son blanquecinos y los gránulos del kéfir de agua son transparentes.

PARA QUE SIRVE

El kéfir de leche es más usado y consumido que el kéfir de agua, porque por su textura y sabor son más parecidos al de un yogur. A diferencia, el kéfir de agua tiene más propiedades y se mantiene más fácilmente, y para elaborarlo simplemente necesitaremos agua sin cloro.

Cuando se hacen crecer los gránulos de kéfir en agua azucarada, creamos la bebida conocida como kéfir de agua. Para su preparación,  no se deben utilizar utensilios  de metal porque  interfieren en las colonias de bacterias, se deben utilizar instrumentos de vidrio, plástico o madera.

Para su preparación se necesitan: Un envase de vidrio grande con boca ancha, un colador de plástico, una cuchara de madera, un litro de agua mineral, tres cucharadas grandes de azúcar de caña integral, un higo seco, medio limón y tres cucharadas grandes de nódulos de kéfir de agua

Para su elaboración se llena el recipiente de vidrio con el litro de agua, se le agregan todos los ingredientes,  se revuelve o agita para que estos queden bien mesclados, no se debe  cerrar el recipiente herméticamente, porque en la fermentación se produce gas y hay que asegurarse que el recipiente no tenga ningún elemento de metal en el cierre, se deja reposar por un mínimo de dos días, máximo tres temperatura ambiente entre 15º y 30º. El kéfir de agua puede fermentar en un lapso comprendido entre 24 horas y 7 días, todo  depende de las condiciones ambientales y de la relación entre el azúcar y los gránulos utilizados para la mezcla. Una vez que haya finalizado la fermentación, debe ir al frigorífico, ya que allí, si quedan nutrientes por fermentar, la fermentación seguirá su proceso y el kéfir irá cambiando de sabor si no se consume rápidamente.

ORIGEN

Su origen, se ubica en la zona del Caúcasos, que es un macizo rocoso ubicado en la costa norte del Mar Negro y que va desde Sochi (Rusia) hasta Bakú (Azerbaiyán). Los caminantes que trasladaban la leche en botas que elaboraban con piel de animal, se fijaron que la leche variaba y se convertía en un producto más espeso y con un sabor un poco agrio, pero de igual manera era agradable al paladar. Así mismo, se fijaron en que duraba más, es decir tardaba más en dañarse, lo que se originaba gracias a la acción fermentativa del kéfir. De acuerdo con las condiciones ambientales  que rodeaban la bota, altas temperaturas, escasez de oxígeno, el movimiento durante el viaje, entre otras,  los microorganismos de kéfir absorbían los azúcares de la leche y formaban ácido, principalmente ácido láctico, rebajando el pH y aumentando su duración.

El kéfir de agua se encuentra en la naturaleza, decir kéfir silvestre y es muy diferente, su forma viva son gránulos, que al observarlos desde lejos tienen mucho parecido con la parte blanca de la coliflor, pero al tocarlos se nota que son una masa consistente y gelatinosa. Estos gránulos científicamente son llamados SCOBY, que es el acrónimo inglés de symbiotic colony of bacteria and yeast. Es decir, un gránulo de kéfir es una masa formada por bacterias y levaduras, que viven en dependencia unas de las otras, lo que podríamos llamar una simbiosis. Pero no debemos pensar en el kéfir como una levadura y una bacteria que viven juntas. En realidad es una masa gelatinosa formada  diferentes levaduras, bacterias lácticas y bacterias acéticas. Todas estas especies conviven en un delicado equilibrio y depende de las condiciones de almacenaje y fermentación, entonces se observa cuáles de ellas predominan aportando características y propiedades al kéfir.

CONTRAINDICACIONES

Como con cualquier alimento, se debe ingerir con moderación, no conlleva ningún tipo de efecto secundario, pero tomar demasiadas dosis puede generar problemas como el estreñimiento o producir cierto malestar estomacal definido como calambres en los intestinos.

QUE PRESENTACIONES SE CONSIGUEN

El kéfir es un producto con características muy singulares. De origen natural que no se puede adquirir en tiendas, el verdadero kéfir, ya sea de leche o de agua, que tiene propiedades prebióticas maravillosas, requiere una elaboración artesanal muy dedicada, ya que no soporta procedimientos industriales. Para empezar a elaborarlo para el consumo, necesitamos que alguien nos suministre los gránulos. El kéfir de agua y el kéfir de leche contienen la misma microflora, pero  los medios donde se desarrollan son distintos. Es un maravilloso prebiótico con múltiples beneficios para la salud.

COMO SE CONSERVA

Preparado en la forma adecuada y almacenado en una  botella de vidrio cerrada herméticamente, el kéfir de agua puede durar hasta un año manteniendo sus características nutricionales y organolépticas, para conservar el kéfir de agua por más tiempo, es muy importante que la cantidad de azúcar que se añada al inicio sea menor y que esté en un envase herméticamente cerrado, de manera que no haya entrada de oxígeno así, aunque se consuma todo el azúcar, el nivel final de ácido será muy bajo y al no haberse desarrollado la función de las bacterias acéticas, no tendrá sabor a vinagre.

Cómo consumir kéfir de agua

La forma más utilizada es tomar el agua donde han estado remojados los gránulos, estos consumen el azúcar añadido, generando ácidos orgánicos, luego se obtiene agua fermentada que no tiene nada que ver con el agua con azúcar que se prepara al inicio, es por ello que las calorías del kéfir de agua son insignificantes, el agua azucarada del kéfir de agua es muy diferente al agua con que se prepara. Nunca dejará de ser un prebiótico, porque los compuestos que los microorganismos han creado, así como los microorganismos una vez digeridos se convierten en un alimento para la flora intestinal.

Loading...