Sésamo: Qué es, Beneficios, Para qué sirve, Propiedades

Loading...

El sésamo es muy popular en las cáscaras de pan de hamburguesa, la semilla de sésamo, además de poseer un sabor agradable y destacado, es una gran fuente de nutrientes.

La planta de sésamo procede de Asia y del este de África y su semilla es muy usada en las artes culinarias de esta región. Un subproducto de las semillas de sésamo es el tahine, una pasta de sésamo bastante utilizada en las artes culinaria árabe en la composición de salsas y patés.

Otro producto derivado del sésamo es su aceite, que mantiene las propiedades ricas de sus semillas, siendo una opción más sana que los aceites usados comúnmente.

 ¿Qué es el Sésamo?

Loading...

Del griego sésamón, y por el latín sesămu. Es un género de plantas tropicales (oleaginosa) de la familia de las Pedaliáceas, de cuyas semillas se extrae un aceite muy apreciado.

Sésamo (Sesamum indicum) es una planta herbácea anual, gamopétala, originarios de Oriente, que pertenece a la familia de pedaliáceas, con propiedades medicinales, flores del lirio, rosa o rojo, hermafrodita, malolientes, en las axilas de las hojas, y cuyo fruto es cápsula oblonga, pubescente, con semillas oleaginosas, pequeñas, amarillas, blancas o negras, redondeadas y ligeramente comprimidas.

 Propiedades y Beneficios del Sésamo

Las semillas de sésamo contienen una gran variedad de principios nutritivos de gran valor: lípidos (o grasas), más o menos el 52%, prácticamente todos ellos constituidos por ácidos grasos insaturados, lo que les confiere una gran eficacia en la reducción del nivel de colesterol en la sangre. Entre las grasas, se encuentra la lecitina, que juega un papel importante en nuestro organismo. Y el componente esencial del tejido nervioso, también se encuentra en la sangre, el semen y la bilis e interviene en la función de las glándulas sexuales.

La lecitina es un poderoso emulsionante que facilita la disolución de las grasas en el medio acuoso. Una de sus funciones en la sangre consiste en mantener disueltos los lípidos, especialmente el colesterol, evitando así que se deposite en las paredes de las arterias. El sésamo es, con la soja, el más rico en lecitina.

Es abundante en calcio: en 100 g de sésamo encontramos 417 mg,  cuatro veces más que leche y derivados. Proteínas (20%) de alto valor biológico, formadas por 15 aminoácidos diferentes con elevada proporción de metionina (aminoácido esencial). Vitaminas, especialmente la E (tocoferol), la B1 o tiamina (0,1 mg por 100 g) y la B2 o riboflavina (0,24 mg por 100 g), minerales y oligoelementos diversos especialmente calcio, fósforo, hierro, magnesio, cobre y cromo, mucilajes, a lo que debe su acción laxante suave.

Las semillas de sésamo son ricas en manganeso, cobre y calcio, y contiene vitamina B1 y vitamina E. Contiene un poderoso antioxidante, que también es anticancerígeno. También contienen fitoesteroides, que bloquean la producción de colesterol.

La alimentación rica en cereales integrales y en alimentos de origen vegetal, con un bajo contenido en grasas totales y colesterol, pero alto en fibras solubles y ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados disminuye el riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT). En este grupo de alimentos se incluyen las semillas de sésamo, ya que presentan diversas propiedades nutricionales, ricas en ácidos, omega 3 y 6.

Las propiedades del sésamo vienen de sus abundantes valores nutricionales, incluyendo vitaminas, proteínas y minerales, como el calcio, el zinc, el magnesio, el fósforo, el hierro, entre otros. Cuando pensamos en proteínas, siempre nos viene a la mente la proteína animal, como carne, pollo o pescado. En realidad, es posible beneficiarse y mucho de la proteína vegetal, contenida principalmente en granos y semillas, ya que ellas no poseen el mismo nivel de grasa de las carnes.

La semilla de sésamo posee una proteína de alta calidad, siendo equivalente a casi el 20% de la composición total de la semilla. Además, posee aminoácidos fundamentales para el crecimiento, principalmente en niños.

Además, las semillas de sésamo contienen tiamina y triptofano, vitaminas que ayudan en la producción de serotonina. También contiene cobre que es un mineral esencial para la sangre, ya que ayuda a absorber el hierro, pudiendo mejorar la circulación sanguínea en todo el cuerpo.

¿Para qué Sirve el Sésamo?

Ayuda en la lucha contra la diabetes.

Gracias al magnesio ya otros nutrientes contenidos en la semilla de sésamo y principalmente en el aceite de sésamo, algunos expertos afirman que estos alimentos pueden ayudar a prevenir la diabetes, además de controlar los síntomas de quienes ya sufren esta enfermedad.

Reduce la presión arterial.

Fuente de magnesio, la semilla de sésamo también tiene propiedades vasodilatadoras y, por lo tanto, puede disminuir la presión arterial. El consumo de este mineral es muy importante para quienes sufren de presión alta, ya que puede evitar complicaciones futuras.

Mejora la digestión.

El alto contenido de fibras que la semilla de sésamo confiere a nuestro organismo ayuda en la absorción de nutrientes y en la salud de nuestro sistema digestivo. Esto puede evitar el estreñimiento y la diarrea, protegiendo la salud del colon y reduciendo la posibilidad de desarrollar enfermedades gastrointestinales

Piel y el cabello sanos.

Los altos niveles de zinc en la composición de la semilla de sésamo ayudan en la formación de colágeno en nuestro organismo, garantizando músculos, piel y cabello más resistentes y saludables.

El uso del aceite de sésamo directamente en la piel puede reducir las marcas de expresión, ya que contiene activos anti-vejez, además de ser eficaz también en la disminución de marcas de quemaduras y cicatrices.

Propiedades antiinflamatorias.

Por contener grandes dosis de cobre en su composición, la semilla de sésamo puede ayudar en la reducción de inflamaciones en las articulaciones, huesos y músculos, reduciendo así los dolores e hinchazones causadas por la artritis.

Prevención del cáncer.

Algunos componentes de la semilla de sésamo son considerados anticancerígenos. Algunos expertos afirman que la semilla de sésamo puede prevenir principalmente la leucemia, el cáncer de mama, el pulmón, el páncreas, el colon y la próstata.

Ayuda a disminuir la ansiedad.

Algunos tipos de minerales encontrados en la semilla de sésamo, como el magnesio y el calcio, son conocidos por tener propiedades anti-estrés, reducir el dolor, controlar el mal humor y mejorar la calidad del sueño.

Salud de los huesos.

Menos de una taza de semilla de sésamo contiene más calcio que un vaso de leche, además de poseer en su composición bastante zinc. Además, las semillas poseen fósforo, que también ayuda en la prevención de enfermedades como la osteoporosis y hasta en la recuperación de quienes sufrieron accidentes que causaron fractura en los huesos.

 Salud oral.

En la milenaria medicina Ayurveda, el aceite de la semilla de sésamo se utiliza para reducir la placa bacteriana, aclarar los dientes y mejorar la salud de los dientes y de las encías, las propiedades antibacterianas y astringentes del aceite de sésamo pueden reducir significativamente la presencia de bacterias causantes de caries.

 Origen del Sésamo

El sésamo proviene del árabe vulgar gilgilan, del árabe clásico de la lengua, significando «grano de cilantro».

El lugar de su origen es incierto y puede situarse entre Asia y África. De Candolle afirma ser el sésamo originario de la isla de Sonda (África), según Caminhoá el sésamo proviene de Asia y África y, para otros autores, el sésamo sólo es originario de Asia. Los principales centros de origen y difusión son Etiopía (centro básico) y Asia (Afganistán, India, Irán y China).

La planta del sésamo se cultiva desde la antigüedad; En Egipto, tiempo de los faraones, ya se aprovechaba el sésamo para la obtención del aceite, los imperios entre los ríos Tigre y Eufrates (Asia Menor) cultivaban comercialmente el sésamo, los orientales, especialmente los indios, consideraban las semillas del sésamo casi sagradas.

El sésamo es una planta oleaginosa cultivada desde tiempos antiquísimos. En Mesopotamia, India, Egipto, China y Grecia sus semillas eran muy apreciadas como condimento y alimento exquisito y energético.

En la tumba de Ramsés III (siglo XIII a. C.) se puede ver en un fresco que los egipcios ya añadían sésamo a la masa del pan. Actualmente, sigue siendo de uso popular en países orientales y estadounidenses, donde incluso se prepara una bebida con él que las mujeres toman para facilitar la secreción láctea cuando amamantan.

El sésamo se considera planta tropical y subtropical; se ha cultivado en casi todos los países de clima cálido y en zonas templadas, pero se puede encontrar en China, Rusia y los EE.UU.

 Contraindicaciones

Según la nutricionista, el sésamo sólo no puede ser consumido en exceso. Esto es porque puede eventualmente causar irritaciones o dolores en el estómago y el colon.

Además, en grandes cantidades, el sésamo puede facilitar la ganancia de peso, no sólo por su alta cantidad de calorías (alrededor de 570 cada 100 gramos), pero principalmente por presentar volúmenes significativos de ácidos grasos.

Es posible que algunas personas puedan tener alergias al sésamo quien sufre de alergias puede causarles lo siguiente: La dermatitis de contacto o atópica, rinitis alérgica y asma, urticaria

En casos graves, puede causar anafilaxis.

 Presentaciones

El sésamo es un producto que se puede conseguir en diferentes presentaciones: Semillas de sésamo natural, semillas de sésamo tostadas, Aceite de sésamo, Extracto Seco de sésamo, Barras de sésamo, galletitas dulces con harina de sésamo, Harina de sésamo, sésamo en crema o pasta de sésamo

Lo venden en herbolarios, tiendas de dietética, y grande supermercados que tengan sección de dietética, tiendas virtuales.

Loading...